Lactancia «prolongada»: derrumbando mitos

La lactancia prolongada es uno de los temas que más mitos genera. ¿Te apuntas a derribar algunos de ellos? Pues este es tu post.
Lactancia prolongada

La lactancia «prolongada» y sus mitos es uno de estos temas que provocan mayores tensiones, conversaciones e incluso discusiones. «Eso es agua», «a estas alturas es vicio», «con lo grande que es», «¿pero todavía tienes leche?», «tanta teta hace niños dependientes»… Todos estos comentarios (más miradas recriminatorias de todo tipo) son los que nos llevamos constantemente las madres que optamos por una lactancia «prolongada».

¿Que por qué pongo comillas? Porque este término crea muchísima confusión entre las familias. Prolongar significa hacer algo durante más tiempo de lo normal, y puede llevar a creer que la lactancia más allá del año está fuera de las recomendaciones sanitarias, cuando la realidad es que todas las organizaciones científicas, incluida la OMS, establecen que el mínimo ideal son los 2 años y además, no ponen ningún límite superior para finalizarla. En este post quiero desmontar, derrumbar y eliminar los mitos más extendidos sobre la lactancia «prolongada».

Empecemos con el mito de los mitos, la leyenda por excelencia:

  • Tu leche ya es agua. Señores, que no somos Jesucristo. De la teta sale leche, siempre, con 6 meses y con dos años. La leche materna se adapta a las necesidades de los bebés y niñ@s en todas las épocas de su vida, siendo fuente de energía y defensas, y aportando ácidos grasos esenciales, calcio, vitaminas y ácido fólico. Como dato interesante:  La leche de vaca entera contiene 637,86 kilocalorías por litro, mientras que la leche de mujeres que lactan más de un año aporta 879,7 kilocalorías por litro. ¿Alguien decía agua?
  • Tanta teta hace a los niños dependientes. Meeeec, error de nuevoLa lactancia es el refugio seguro de los niñ@s. Les ayuda a gestionar sus emociones, a crear un vínculo seguro y estable y a desarrollar su autonomía de manera sana y consciente. Desde la seguridad del cuerpo de la madre, los niñ@s se atreven a explorar, investigar e ir practicando la independencia y la autonomía.
  • ¿Pero todavía tienes leche? Pues claro. Si la lactancia fuera un mecanismo tan debilucho como normalmente creemos, nos hubiéramos extinguido hace muuuucho tiempo. Más bien al contrario: la lactancia es un mecanismo mucho más potente de lo que pensamos, y una vez establecida, funciona de manera mecánica y no depende tanto de las hormonas. Es decir, si hay succión, hay producción.
  • Lo que tiene este niñ@ es vicio…Con este comentario se me llevan los demonios. No solo atribuimos a un peque una especie de «adicción» si no que encima se dirigen los comentarios directamente a ell@s. Pues bien, la lactancia no es un vicio. La lactancia materna más allá del año tiene beneficios incontables, tanto para los niñ@s como para las madres. Además de ser una fuente de alimentación y nutrición muy potente, la lactancia reduce riesgos de sufrir alergias, enfermedades, trastornos de conducta, obesidad, y muchas otras enfermedades, como por ejemplo, la diabetes tipo 2. Y en las madres, la lactancia prolongada reduce el riesgo de padecer cáncer de ovarios/endometrio/mama, así como osteoporosis y anemia.

Creo que estos 4 mitos son algunos de los más comunes en torno a la lactancia «prolongada».

Y tú, ¿has optado por una lactancia prolongada? ¿Te han dicho comentarios de este tipo? ¡Cuéntame cuáles! ¿Te han surgido dudas sobre la lactancia «prolongada»? Me encantaría leer tus vivencias y opiniones, únete en Instagram

Quiero terminar este post con un súper notición que me tiene loca. El Blog del Bebé me ha nominado como finalista  en la categoría Mejor Blog de Embarazo y Crianza de sus premios anuales Mejores Blogs de Maternidad y Puericultura y yo no puedo estar más agradecida y contenta 🙂 Os contaré en breve cómo podéis votar, por si os apetece apoyarme. ¡Un besote gigante!

4 respuestas

  1. Yo ya llevo 3 años y ocho meses dando la teta a mi hija, es cierto que no con la intensidad que cuando nació pero para la siesta, por la noche y cuando está pachucha no falta es más que es sino no duerme y te digo que no soy la única en su cole hay varias mamis como yo, y lo de es viciooo o todaviaaaa está con teta??? Es típico pero yo paso.

    1. Si, y menos mal, pasito a paso es más común y se va haciendo máa visible, aunque aún falta mucho para normalizar la lactancia «prolongada». Todas las madres que hacemos lactancia prolongada contribuimos con nuestro granito a normalizar y visibilizar.

      Un besote!

  2. Yo era escéptica también antes… Se me hacía raro ver niños grandes a la teta. Sin embargo luego acabé dando hasta los 3 años a mis hijos, jeje. Supongo que son cosas que también una ve diferente cuando eres tú misma y tus hijos. Y sí, está claro que todos esos mitos no ayudan nada. A mí hasta una matrona mayor me soltó lo de que después de los 6 meses ya para qué… En fin.

    1. Es que la cultura de la lactancia está muy perdida. Ver a niños mayorcitos mamando no es algo muy común, por lo que nos parece extraño y raro.
      Y los mitos encima ayudan más bien poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =

Comparte:

Luisa Racero

Luisa Racero

Más Posts

No te pierdas nada

Suscríbete

No te pierdas todas las novedades, post y sorpresas

Posts relacionados

© 2020 www.motherofdramas.com
Todos los derechos reservados.

Suscríbete ya y no te pierdas mis novedades

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo todas mis novedades, lanzamientos, regalos y ofertas que vaya realizando.