La maldita culpa. Edición de cuarentena.

La culpa, la maldita culpa. Uno de los grandes (y peores) acompañantes de la maternidad.

Días 18494867 de cuarentena. MAY DAY, MAY DAY, SOS, HALLUDA… Madre a puntito de tirarse por la ventana, meter la cabeza en el horno, los dedos en el enchufe… Culpa, culpa, culpa…

 

No puedo negar que hay días que están siendo así. Típico día que te levantas y lo primero que haces es convertir tu dedo meñique en carne picada dándote con la pata de la cama. Y de ahí para arriba.

Lo siguiente es ver aparecer a la dramática mayor del reino (AKA Valentina) con cara de cabreo máximo. Me decido a preguntarle, con más miedo que Pinocho en una hoguera:

Yo (con azúcar en la voz como para causar una sobredosis): Hola Valentina, ¿qué te pasa?

Valentina: ¡QUE ESTOY ENFADADA! (Ella y la vecina de 3 casas más arriba, que la acabas de despertar…)

Y ya ahí se termina de enredar el día: quiere desayunar, luego no, luego pan pero no ese pan, el de al lado… Entre gritos, desafíos, intentos de destrozar la casa y/o morir, una acaba mandando la paciencia a dónde Cristo perdió la chancla y haciéndole Dracarys hasta a la mosca que pasaba por allí.

Y justo después… PLAF: mala madre. Qué poca paciencia tienes. Hay que ver, ni disciplina positiva, ni positivo, qué vergüenza, y si le creo un trauma, etc, etc…

¡MEEEEEC ERROR! Ni somos malas madres, ni somos lo peorcito que hay sobre la tierra. Ya os dije que lo de darse latigazos por aquí está prohibidíiiisimo. Que me niego, vamos, que no.

Somos humanas. Mantienes vivos y satisfaces las necesidades de bebés y niñ@s 24/7, sin tregua. Así que antes de flagelarte, respira. Somos humanas, cometemos errores. Damos lo mejor de nosotros mismas a nuestros hij@s. Estamos en medio de una p**a pandemia, encerrados desde hace casi un mes. Lo raro es que estemos todos medianamente cuerdos (ya os digo que yo no, me estoy quedando pa’allá totalmente ya)

¿Os acordáis de cuando os hablaba de los principios básicos de la disciplina positiva? Pues también nos lo aplicamos. Tenemos que ser amables con nosotras mismas, no sobreexigirnos.

Y para gestionar la culpa, es vital rodearnos de una comunidad que nos acompañe, que nos apoye, que nos entienda. Por eso he creado un grupo en Whatsapp para que podamos desahogarnos, charlar, compartir inquietudes. Además, estoy preparando sorpresas, retos, y mucho más. No tardes en unirte, te dejo aquí el enlace:

Grupo gratuito de apoyo y acompañamiento a la maternidad

¡Nos vemos allí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − cuatro =

Comparte:

Luisa Racero

Luisa Racero

Más Posts

Rincón de la calma

Tiempo fuera positivo: WTF?

Como os comenté en otro post, la disciplina positiva a simple vista parece muy difícil de aplicar, peeeero no es así. Para ponerla en práctica,

No te pierdas nada

Suscríbete

No te pierdas todas las novedades, post y sorpresas

Posts relacionados

© 2020 www.motherofdramas.com
Todos los derechos reservados.

Suscríbete ya y no te pierdas mis novedades

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo todas mis novedades, lanzamientos, regalos y ofertas que vaya realizando.